Las cuentas por pagar ofrecen una fuente de liquidez sustituta frente a choques a la provisión de liquidez de los bancos.